La 22ª jornada de la Liga Santander ha salido casi redonda para el Real Madrid. El equipo blanco aprovechó la derrota del Atlético de Madrid en el Benito Villamarín ante el Betis (1-0) y el resbalón del FC Barcelona, que cedió un empate a 2 frente al Valencia en el Nou Camp.



Pese a estar aún a 8 puntos de la cabeza, el equipo blanco, con un pletórico Vinicius que fue fundamental en la victoria ante el Alavés (3-0), empieza a meter miedo, justo en la víspera de su doble enfrentamiento ante el Barça en las semifinales de la Copa del Rey.

La polémica de cada semana estuvo presente en el Benito Villamarín. Morata, que debutaba con el Atlético de Madrid, sufrió un claro penalti a cargo del bético Feddal que el árbitro del encuentro no pitó. Al ser una jugada de interpretación, el VAR no entró y el juego siguió. Pocos minutos después, una máxima pena, en este caso sí, evidente, cometida por Filipe Luis, provocó el 1-0 definitivo.

El gol de la jornada fue, sin duda, el que consiguió Roberto Rosales, defensa venezolano del RCD Espanyol en el Campo de la Cerámica ante el Villarreal (2-2). Pese a jugar en la demarcación de lateral derecho y ser diestro, el zurdazo de Rosales fue fantástico.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here