halloween
@realmadrid

REAL MADRID. Santiago Solari se estrenaba en el banquillo en Melilla. En la tarde-noche de Halloween. Partido de esos que se consideran trampa para el técnico provisional -en teoría- del conjunto blanco. Y lo hizo con Florentino Pérez como testigo de cargo. El presidente madridista viajó con el equipo a tierras africanas. Algo poco habitual y menos a estas alturas de la competición del K.O. 0-4 para los madridistas.



Pero el máximo mandatario no quiso dejar ningún cabo suelto. Tras la tormenta Lopetegui estimó oportuno estar al lado de sus jugadores en el primer encuentro de Copa. Fue uno más en la expedición que voló a Melilla. Y no pasó desapercibido. Aclamado y fotografiado desde que puso los pies en territorio en la ciudad del cabo de Tres Forcas. No estaba dispuesto a pasar otra pesadilla estilo Halloween.

Solari puso en liza un once al puro estilo himno del Real Madrid. Veteranos y noveles. Algunos ilustres del primer equipo -léase Ramos y Benzema- y mucha juventud. De la primera plantilla o del filial. Lesiones o rotaciones así lo propiciaron. El mal tiempo y la gran puesta en escena del cuadro local preveían una noche complicada. Pero el cuadro blanco resolvió sin excesivos problemas.

Vinicius, el terror en Halloween

Si la parroquia madridista quería ver a alguien en el partido copero ese era Vinicius. El joven atacante brasileño apenas había tenido tiempo con Lopetegui. Sí en el filial, con Solari. Y no defraudó. A su ya conocida rapidez y desborde aportó visión de juego. Se asoció con sus compañeros y brindó pases de mérito. Del exterior de su bota derecha salió el balón que Marco Asensio mandó a la red. Era el segundo. Antes había anotado Benzema tras asistencia de Odriozola.

Otro de los jugadores que habían pasado de puntillas con Lopetegui era el lateral vasco. Asistió al delantero galo en el tanto que abría el marcador y anotó el tercero del choque. Vinicius también andaba por ahí. Un joven valor de la cantera, el delantero tinerfeño Cristo, firmó el 0-4. Clara victoria del cuadro madridista. Esperanzador estreno de Santiago Solari en una noche de Halloween en la que el Madrid no tuvo ni truco ni trato. Ni susto. Ya era hora.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here