Griezmann mesa
@AntoGriezmann

OPINIÓN. Antoine Griezmann dice que está sentado en la misma mesa que Cristiano Ronaldo y Messi. Efectivamente, en la de los futbolistas mejores pagados del mundo. Una vez con los riñones bien cubiertos le toca demostrar que verdaderamente está sentado en la mesa con el luso y el argentino. Por mucho que lo cacaree, el gallo no lo está.



Así lo ven sus compañeros, entrenadores y especialistas que han votado en los últimos premios individuales. No le han dado bola. No tiene crédito. Se lo tiene que ganar. Con su rendimiento en el campo y no con su lloriqueo. El Principito se viene arriba fuera de los terrenos de juego con sus declaraciones y su activismo en redes sociales. Es en el verde donde debe tener notoriedad.

En el país de los ciegos, el tuerto es el rey. En este caso, El Principito se cree que está en la mesa con los dos grandes de la última década. Mbappé, Neymar, Marco Asensio están sentados con él en la mesita contigua. Griezmann es un buen futbolista, pero no tiene la vitola y etiqueta de megacrack. Por mucho que lo piense y se lo crea. Es un jugador que se mueve por rachas y subidas y bajadas en el pico de su rendimiento. No tiene una continuidad como la del portugués y el argentino.

Dice El Principito que se ha quedado donde más le quieren, donde más amor le dan. Con los 20 millones netos anuales que le ha puesto el Atlético para no querer los colores rojiblancos. Pero se lo tiene que ganar. Aún hay un sector de la hinchada colchonera no le ha perdonado sus juegos y coqueteos de la pasada temporada con otros clubes. En especial, con el Barcelona. Nadie duda de su calidad, pero son palabras mayores lo de verle sentado en la mesa de los dos más grandes.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here