La Reconquista
@sauliniguez

ESPAÑA. 8 de septiembre de 2018. La era Luis Enrique en La Roja tuvo su bautismo en Wembley. En el día de la festividad de Asturias. Lucho se reencarnó en Don Pelayo. Bajo su liderazgo se inicia La Reconquista. El reto, volver a ganar, ganar y ganar. Y en Wembley lo hizo ante una Inglaterra que apretó de lo lindo en los últimos minutos. Los Pross rozaron el empate. Pudieron lograrlo con un gol de Welbeck ante un mal cálculo de De Gea. El juez de área vio falta al meta. Por suerte para La Roja no hubo VAR.



Antes del apretón inglés, la selección lo bordó. Tuvo a su merced a la pérfida Albion de la época del Nodo. Rashford adelantó a Inglaterra. Pero a renglón seguido, reacción hispana. Saúl que se coló en el once en detrimento de Sergi Roberto puso las tablas. Partidazo del colchonero. Ni un minuto en el Mundial de Rusia y tiene toda la pinta que va a ser uno de los intocables de Lucho. Saúl sacó pulmones y el cañón. No se lo pensó y apretó el gatillo haciendo gala de su facilidad para sorprender a la zaga inglesa entrando desde atrás. Undécimo partido con la selección y primer gol. El ilicitano pone el contador en marcha. Tratará de seguir su trayectoria con el Atlético. Siempre que marca su equipo no pierde.

Junto a Saúl, gran partido de Dani Carvajal. El madridista más brillante del núcleo duro blanco. El de Leganés se hizo  amo y señor de su banda. En especial, en el primer tiempo. El lateral se asoció a la perfección con Rodrigo Moreno. El valencianista también brilló y obtuvo el fruto del gol. El del 1-2. Con el que La Roja puso la primera piedra de La Reconquista. Rodrigo, otro con nombre de rey. Mientras, Isco pasó desapercibido. Primero, actuando de interior izquierdo. Luego, centró su posición en el segundo tiempo.

De Gea, Dani Carvajal, Sergio Ramos, Nacho, Marcos Alonso; Sergio Busquets, Saúl, Thiago; Rodrigo, Iago Aspas e Isco fueron los 11 elegidos en el debut de la era Luis Enrique. Se vio a una Roja que no abusó del toque sin ton ni son del que nos hizo gala en el Mundial. La idea era darle velocidad. Buscar un fútbol más ágil y directo. La prioridad era tener el balón, pero no por tenerlo. La intención era buscar acabar las jugadas con disparos. Saúl se hinchó a rematar.

Buenas sensaciones hasta el minuto 70. El conformismo, el verlo hecho o el cansancio hizo que se diera un paso atrás en La Reconquista. Inglaterra sacó el orgullo, pero se topó con uno que les conoce a la perfección. Por suerte para La Roja, emergió el discutido De Gea. Los nubarrones volvieron a poblarse sobre su figura. Tras encajar el 1-0 en el primer disparo la suma era diabólica con él. Nueve disparos, ocho goles. Luego, decisivo. El madrileño sacó tres goles con unas paradas de mérito. David, otro con nombre de rey, también quiso iniciar en Wembley la primera piedra de su  Reconquista de la portería de La Roja.

Paradójicamente, vistiendo como su equipo: el United. Ante una Inglaterra que emulaba los colores del Tottenham. Una curiosa coincidencia. No fue un partido de la Premier League. Era la Liga de las Naciones. Una competición en la que La Roja ha iniciado La Reconquista. De la mano de Don Pelayo Lucho. Un 8 de septiembre. El día de la festividad de Asturias.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here