valores
@TyC Sports

OPINIÓN.  Desde su etapa en La Masía, Messi arrastra un cate. La Pulga tiene una asignatura pendiente: los cacareados valores culés. Mira que ha tenido presidentes, compañeros, y un técnico como Guardiola, que se les ha llenado la boca pregonándolos a los cuatro vientos, pero Messi no se ha quedado con la copla. No tomó nota y  ejemplo. Él está por encima de todos. Del Barça. Hace lo que le viene en gana.



Se vio el pasado domingo al término del Barça-Girona. Gil Manzano le extiende la mano al y La Pulga se la niega. Eso sí, de su boquita salió algún que otra lindeza o exabrupto. Algo que nos tiene acostumbrados partido tras partido y que ningún árbitro se atreve a reflejar en el acta. Durante mucho tiempo nos vendieron la película del Messi perfecto ante el chulesco y egocéntrico Cristiano. Pero a la chita callando, el argentino se las gasta a su manera. Sus valores deportivos dejan mucho que desear. En menos de tres días, dos gestos que no le dejan en buen lugar. Ahí está su plantón en The Best.

Messi quedó retratado el pasado domingo. Una imagen patética. ¿Dónde están los archifamosos valores culés? Esos que se tanto se pregonan desde Can Farsa. Que se les llena la boca para diferenciarse de los demás. Para quedar por encima del resto. Una milonga lo de los valors. Menos cuentos y más valores, aunque sea comiendo o bebiendo chocolate. Lo digo por lo de la marca Valor.Por favor, no nos vuelvan a dar la matraca con los valores del Barça. Antes que nada, que Messi se los aprenda.

No estaría de más que le hicieran un examen para que apruebe la asignatura. No le pedimos que haga un Máster. Si fuera así, se lo regalarían. Basta con que se quede con lo básico. Con las buenas maneras. Y una vez que lo haga que nos explique de qué va la vaina de los valores. Pues eso de que cuidan los modales, son respetuosos  o van de caballeros no se corresponde con el gesto de La Pulga. Hay que cuidar la imagen, y sobre todo, los valores. En el palco, pero sobre todo, en el verde. Se llame Gerard, Xavi, Carles, Josep Lluis o Leonel.

Y no solo a La Pulga. En Butarque se repitió la historia al término del partido. No hizo falta la posterior denuncia del Pichu Cuéllar. Toda España lo vio de nuevo. Esta vez, Messi quiso dejarle protagonismo a sus compis. Luis Suárez, Jordi Alba, Busquerts y compañía rodeando a Undiano Mallenco. ¿Dónde están los valores culés?

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here