oregano luis enrique
@A3Noticias

OPINIÓN. Tras el partido ante Inglaterra no era y no es todo el monte orégano con Luis Enrique. La Pérfida Albión nos bajó de las nubes y nos ha devuelto a la cruda realidad. En especial, al periodismo deportivo. Más de uno ha estado vendiendo la moto tras la llegada de Luis Enrique. Algunos menospreciando la labor de Lopetegui. Cuatro días antes del partido del Benito Villamarín montando un absurdo debate sobre quién era mejor entrenador. Visto el partido ante Inglaterra no era y no es todo el monte orégano, pues se vieron las deficiencias del asturiano. Aunque, para los que montaron ese debate y encumbraron su figura y método la culpa es ahora de los futbolistas.



O sea, cuando gana la selección, el mérito es para Luis Enrique y cuando se pierde es demérito de los futbolistas. Eso es tener criterio. Para comer cerillas. Ser o no ser. Y eso que en la descarga de Luis Enrique estuvo de 10 en su reacción tras el partido. Pero una cosa es evidente, dejando a un lado la actuación del colegiado polaco, el seleccionador fue el verdadero culpable de la derrota ante Inglaterra. Por eso era consciente de que no podía echarle el muerto al árbitro.

Luis Enrique lo lleva en el sueldo. Cuando toque criticarle debe apechugar con ello y no irse rositas aunque siempre tendrá su corte de palmeros que darán la carita por él. Y que seguirán proclamando que todo el monte es orégano con él. No dudo que la campaña se intensificará si ganamos el próximo 15 de noviembre en Croacia. Ojalá que así sea. Ganaremos todos. Aunque será injusto que los méritos recaigan en el casillero exclusivamente del seleccionador.

La derrota del Villamarín le señala. Sus palmeros mantienen que los jugadores salieron dormidos. Algo que no ajusta  lo acontecido. Y en el caso de que saliesen menos revolucionados, ¿quién debe apretarles? Luis Enrique. Esos mismos palmeros se escudan en las palabras de Sergio Ramos: “Regalamos el primer tiempo” ¿Acaso no lo vio Luis Enrique? ¿Hizo algo para remediarlo?.

No es de recibo que si se ve que el rival te está sorprendiendo a la contra no se corrijan los desajustes sobre la marcha. Inglaterra nos hizo tres goles en media hora ganándonos una y otra vez las espaldas sin que desde el banquillo se tomase ninguna medida. Hubo que esperar al descanso para que el seleccionador pusiera las pilas al equipo. Un Luis Enrique que no quiso señalar a ningún jugador, por lo que decidió que los mismos once que acabaron el primer tiempo iniciasen el segundo.

Tras el partido, los palmeros del seleccionador buscaron culpables. Que si Sergio Busquets, Nacho, Marcos Alonso. Que si Marco Asensio, Thiago o Iago Aspas no están al nivel esperado de ellos. ¿Quién los alinea? Ni una mota de culpabilidad al seleccionador. Que se sepa el once no se elije por votación popular. Vamos de dejar de vender motos y debates populistas y dejar trabajar a Luis Enrique que tiene trabajo. Que todo el monte no era y no orégano.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here