El primero de los tres clásicos que se disputarán en solo un mes acabó como empezó, en tablas. FC Barcelona y Real Madrid empataron a 1 en el Camp Nou en un entretenido e igualado encuentro de ida de semifinales de la Copa del Rey.



La primera media hora fue claramente para el conjunto blanco, que le discutió al Barça la posesión y dispuso de las mejores ocasiones de gol, casi siempre protagonizadas por un atrevido Vinicius. El dominio se tradujo en el tempranero gol de Lucas Vázquez, que adelantó al combinado que entrena Solari.

Benzema acompañó de manera brillante a Vinicius, pero cuando al brasileño se le empezó a agotar la gasolina, el FC Barcelona cogió el relevo y, con Messi presenciando la derrota desde el banquillo, fue creciendo hasta llegar al descanso perdiendo pero con el balance mucho más igualado.

Si ya en la primera parte Marcelo había sido un auténtico coladero, en la reanudación el Barcelona tuvo muy claro que había que atacar por la banda izquierda que “defendía” el lateral brasileño. Tras varios acercamientos claros, llegó la igualada blaugrana gracias a un tanto que llevó la firma de Malcom.

En el momento en el que Messi se puso a calentar, la atención del público del Camp Nou se fue directa al argentino, si bien su salida tampoco revolucionó al club catalán. De hecho, fue el Real Madrid el que estuvo en los últimos minutos del encuentro más cerca de romper la igualada.

Habrá que esperar tres semanas para conocer si Real Madrid o FC Barcelona se clasifican para jugar la final de la Copa del Rey en el Benito Villamarín de Sevilla. El encuentro está fijado para el miércoles 27 de febrero a partir de las nueve de la noche.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here