vida
@alvaroodriozola

REAL MADRID. La vida le ha cambiado a dos futbolistas merengues tras la destitución de Julen Lopetegui. Apenas entraban en sus planes. Y, el destino que es así de caprichoso, les ha encumbrado en el primer partido a las órdenes del sustituto del técnico vasco. Santiago Hernán Solari quiso dar bola a Odriozola y Vinicius Junior en Melilla y ambos le correspondieron con un gran partido. Fueron los más destacados.



Sí, cierto que fue ante un Segunda B, pero en este tipo de partidos o ante estos rivales, la mayoría de los futbolistas de los equipos grandes se reservan y no sacan todo su potencial a relucir. Algo que no hicieron el donostiarra y el brasileño a los que la vida les va a dar una oportunidad para reivindicarse y salir del ostracismo que estaban protagonizando en los dos primeros meses del curso.

Con Lopetegui, Odriozola y Vinicius Junior, o lo que es lo mismo, 80 millones malgastados y tirados en el banquillo. Los 35 que se pagaron por el donostiarra más los 45 del brasileño. Un Lopetegui que contó con ambos con cuentagotas. El lateral lo tuvo más fácil tras la lesión de Dani Carvajal, pero Lopetegui prefirió apostar por Nacho y Lucas Vázquez y la vida de Odriozola se tornó muy oscura. Mientras, con el brasileño no se atrevió a darle minutos de manera progresiva.

Quizás, Lopetegui midió mal y se enrocó en exceso en su celo por no saltarse los grados de méritos y veteranía dentro del vestuario. Además, lo fácil hubiese sido alinearle y así hubiese contentado a Florentino Pérez. Pero en este escenario, Lopetegui demostró tener personalidad y fue fiel a sus principios. Su idea era que el brasileño se fuese adaptando poco a poco al fútbol español. Y la primera fase la debía cumplir en el filial.

Un futbolista distinto este Vinicius. Con desborde, velocidad, dribling. Un jugador con descaro y un talento brutal. Que encara y trata de inventar. Toda una bocanada de aire fresco. El que se aprovechó fue Solari que le ha tenido a sus órdenes en el filial y le ha mimado y dado minutos y protagonismo. No es que vaya a darle la titularidad ahora en el primer equipo, pero en sus planes pasa porque sea una real alternativa para el ataque. Lo mismo ocurre con Odriozola del que va a sacar tajada de su explosividad, su facilidad para ganar la línea de fondo y centrar al área. Y encima, con gol. La vida de ambos es ahora bien distinta.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here