400 veces Simeone: una identidad que no se negocia

0
atleti identidad
@Atleti

“La verdad que me da un poco escalofrío y emoción pensarlo. Lo mejor que nos puede pasar es no mirar atrás de todo lo que venimos haciendo con los futbolistas y toda la gente que ha pasado (…) Lo mejor seguramente de estos 400 partidos fue y es tener una identidad. Desde el que sirve en el bar hasta el último empleado en el club, desde el aficionado que recién nació al más grande, todos saben cómo jugamos”.

Identidad. Esa es la palabra que ha querido destacar Diego Pablo Simeone tras cumplir 400 partido en el banquillo del Atlético de Madrid. Lo hizo en el choque de Copa contra el Sant Andreu. Un 4-0 que vio desde la grada. Identidad basada en dos premisas. Primera, que el esfuerzo no se negocia. Y segunda, que el estilo de juego tampoco. Es decir, que el que no se deje la piel por la camiseta no juega y el que no se ajuste a la camiseta confeccionada por Simeone, tampoco.

El estilo de juego del Cholo ha sido muy discutido en los últimos tiempos. Un pensamiento que apunta a poder ver un equipo con más aspiraciones ofensivas y juego más alegre. Pero el Cholo tiene siguiendo claro que el éxito de su equipo comienza con la fortaleza atrás. Y a partir de ahí construir hacia adelante. Nunca en la dirección contraria. Esa es la identidad de su Atleti.

Identidad plasmada en números

Los números y los éxitos le dan la razón al entrenador del conjunto rojiblanco. Su equipo ha ganado 246 encuentros de esos 400. Un 61,5%. 89 empates y 65 derrotas. Unos números que confirman la mentalidad ganadora y capacidad para competir del equipo rojiblanco que, hasta su llegada, llevaba 10 temporadas consecutivas sin quedar entre los tres primeros. Ahora habita en la zona Champions.

La identidad del Atleti pasa también por el partido a partido. Y eso es en lo que piensa el míster colchonero. En la próxima cita. Kalinic será de nuevo el nueve de referencia del cuadro madrileño. Se estrenó, por fin, contra el equipo barcelonés. Una de las alternativas para llenar el vacío dejado por Diego Costa. Operado, por cierto, con éxito en Brasil.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here