Diego Costa, ‘La Pantera, vuelve a rugir, vestido de rojiblanco

0
La Pantera Diego Costa
@Atleti

Diego Costa, ‘La Pantera’, volvió a rugir vestido de rojiblanco. En el Wanda Metropolitano. Primera noche mágica en la nueva casa colchonera con el delantero como promotor del subidón del sentimiento rojiblanco. El Atlético logró el objetivo: meterse en la final de la Europa League. El 16 de mayo en Lyon. Costa necesitaba un partido como el que hizo ante el Arsenal. Había levantado un gran revuelo desde su vuelta. Su debut con gol en Lleida o en Liga frente al Getafe. Le faltaba poner la guinda. No pudo ser ante el Barça o el Real Madrid. ‘La Pantera’ lo dejó para más adelante.

Pasaban los meses, pero Diego Costa no acababa de arrancar. ‘La Pantera’, un tipo comprometido que sueña con hacer grandes cosas en su retorno con el Atlético. Antes, el de Lagarto se llevó un chasco por no poder jugar la Champions League. Si hubiese estado antes, lo del doble accidente ante el Qarabag no se hubiese producido. En su mente estaba llegar lo más lejos posible en la Europa League. Y levantar el trofeo.

Mientras, cada vez se entiende mejor con Griezmann. Necesitaba un partido en el que él fuese el protagonista. Marcar las diferencias. Y eligió el del Arsenal. ¡Qué mejor partido que éste! El mejor desde su regreso. Toda una cita señalada en rojo. ‘La Pantera’ lo dejó todo. Presionó, se descolgó por la banda, jugó de espaldas y definió de cine en el gol que dio el pasaporte al Atlético para la final de Lyon. No le temblaron las piernas. No se puso nervioso. Un gol psicológico en toda regla. En el descuento del primer tiempo.

‘La Pantera’, el delantero idóneo para el Atlético

El sistema y juego del Atlético le va como anillo al dedo a Diego Costa. Es el delantero idóneo. No le importa pelearse el solo ante toda una zaga rival. Que esté solo. Es un superviviente que desquita al zaguero más experimentado.

Con Diego Costa la película es otra. ‘La Pantera’ arrastra al resto de sus compañeros. Impregna el espíritu ganador. Es el primero que presiona. No se esconde. Incordia, pelea, corre. Un espíritu indomable. Tiene hambre de triunfo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here