Griezmann es de oro y de muchos más quilates

0
Quilates Griezmann
@Atleti

Increíble. Luka Modric se llevó el Balón de Oro 2018 cuando el candidato más cualificado se llamaba Antoine y se apellida Griezmann. Un nuevo agravio de unos premios que no se sabe bien por dónde cogerlos. Donde el criterio para la elección es una ola que viene y va, en función de quién gana o quién se quiere que gane. El mejor del año ha sido el 7 colchonero. Griezmann aporta muchos más quilates que el croata.

“A lo mejor es más la Liga de Campeones que un Mundial”. La frase del delantero del Atleti lo resume todo. Pongamos en la balanza los méritos de uno y otro. Antoine ganó la Europa League, la Supercopa de Europa, a la que los periodistas de madridismo militante le conceden un valor ‘residual’ (evidentemente porque no la ganaron), y el Mundial. Fue considerado MVP en la final de la Liga Europa y la del campeonato del Mundo. Modric ganó la Champions. Y punto. El MVP fue Bale…

En los trofeos gana el galo. Y si nos ceñimos a los números del ejercicio 17-18 es aún más sangrante. El francés disputó 60 partidos oficiales, marcó 35 goles y asistió en otros 20. El jugador del Real Madrid, por su lado, estuvo presente en 57 encuentros. En ellos marcó cinco goles y dio 11 pases de gol. En fin… Pues eso, Antoine es de oro y de más quilates. Por cierto, en el cuerpo a cuerpo se impuso el gallo. En las finales del Mundial y Supercopa. Ahí es nada.

Quilates de acento francés

Lo primero, el valor de los premios individuales es muy discutible en un deporte de equipo. Lo segundo, el criterio para elegir al mejor del año varía según los intereses. Curioso es que justo el año en que Cristiano Ronaldo abandona el Real Madrid se reclame unánimemente el valor del jugador que juega y hace jugar. Hasta ahora el periodismo blanco defendía a su bicho a capa y espada. La bestia del gol. Pero se fue y había que buscar un recambio en el armario.

Bale no está ni se le espera, como el intermitente Benzema. Marco Asensio tiene muchas mochilas y se ha bajado del carro. Pues nada, Luka Modric. Y ya de paso reivindicamos que hace unos cuantos años centrocampistas como Xavi o Iniesta merecieron el premio. Pues claro que lo merecieron, pero la perversión en la utilización y el momento del mensaje es alucinante.

A Griezmamn se le ha visto muy serio en los últimos partidos del Atleti. Le ha fastidiado ver cómo un jugador que no ganó el Mundial se llevara el galardón. Y más cuando lo otorga una revista francesa. Pero ahora tiene que centrarse en su equipo. Liberado ya, a meter goles, dar asistencias, hacer jugar al equipo y a ganar partidos. Soñemos que Antoine lleva al cuadro colchonero a ganar la Champions. ¿Le darían el Balón de Oro entonces? Recurro a una mítica canción de Los Panchos… “Lo dudo”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here