No te pierdas la increíble historia de Manu

0

Cuando el fútbol es mucho más que fútbol. En este escenario encontramos la preciosa historia de Manu Oppenheimer. Un jovencísimo aficionado argentino del Atlético de Madrid que vivió cumplido su sueño el pasado fin de semana. El chaval viajó a la capital de España para conocer a su ídolo, Antoine Griezmann. Pero tanto el francés como el club colchonero le tenían preparadas más sorpresas.

La historia de Manu es un canto a la superación. Una lamentable enfermedad a los pocos meses de edad provocó la pérdida de las dos piernas y su mano derecha. Pero a este chaval no hay quien le pare. Se ha aferrado al deporte para seguir adelante con una eterna sonrisa en la cara. Natación, baloncesto, atletismo y, por supuesto, fútbol.

Un tuit en el que se podía ver a Manu practicando atletismo ataviado con una camiseta del Atleti, de Griezmann, fue el principio de todo. Se hizo viral y el club madrileño se puso en funcionamiento. Invitación a Manu para ver el Atlético-Athletic en el Wanda. El choque anterior al parón y el cambio de alfombra en el estadio rojiblanco. Pero había una sorpresa que Manu no se esperaba…

La visita de Griezmann a Manu

El chaval descansaba el sábado por la tarde en el hotel tras el largo viaje. Llaman a la puerta. Manu abre y se encuentra cara a cara con su ídolo, con Antoine Griezmann. Alucinó. El francés le regaló una camiseta con el 7 y el ‘Oppen’ a la espalda. Un detalle del delantero colchonero que hizo esbozar la mayor de las sonrisas al jovencísimo aficionado colchonero.

Y al día siguiente, muchas más emociones. Conoció todos los rincones del Wanda Metropolitano. Entró en el vestuario. Y allí se encontró con una foto suya al lado del resto de componentes de la plantilla colchonera. Nueva sonrisa. Y después, el partidazo contra el Athletic. Vibró como el resto de la familia colchonera y cantó el gol de Godín como el que más. Para finalizar bajó a vestuarios para conocer a sus ídolos. Simeone, Koke, Oblak, Rodrigo, el héroe Godín y, de nuevo, Antoine. No te pierdas la preciosa historia de Manu.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here