Histórica pica en Dortmund con Cristiano Ronaldo a lo suyo

0
261
Bale y Cristiano pusieron una pica en Dortmund
Twitter

El rodillo blanco, y el particular de Cristiano, sigue arrasando en Europa. Uno de los últimos reductos que se le resistían al Real Madrid cayó. Por fin se puso una pica en Dortmund. Para ello vimos una versión que rayó la perfección del equipo. Cada sección del partido el equipo lo interpretó con meridiana claridad. Delante, el Borussia y su afición, que apretó de lo lindo y que solo se rindió en los minutos finales cuando Cristiano les dio el descabello.

Fue un toma y daca desde el principio. Juego vertical por ambos bandos. Solo tras el primer gol blanco el campeón de Europa se resguardó algo buscando de manera más descarada las contras. El Borussia salió con la sexta marcha puesta. El Madrid contestó con lanzamientos desde la retaguardia para explotar la velocidad de Cristiano y Bale. En el minuto dos llegó el primer aviso. Sergio Ramos ejerció de Beckenbauer con un pase largo al que Cristiano no llegó. Fue un aviso para navegantes.

El equipo de Bosz apretó la salida del balón. Ello motivó que el Madrid se llevara dos sustos. Carvajal tuvo un error que no llegó a mayores y luego Navas elevó las pulsaciones de la afición con un recorte en el área pequeña. El partido era vibrante y minutos después Carvajal se plantó en el área amarilla. Hizo un buen recorte y decidió tirar ante la desesperación de Cristiano. Bale entró en escena pero Piszczek le impidió culminar una buena combinación de Isco con Cristiano.

 

Nada de penalti reglamento en mano

La escuadra local pudo ponerse por delante en un remate de Philipp pero Keylor Navas y Sergio Ramos (un partido imperial del camero) bajo palos evitaron el tanto. Ambos neutralizaron el remate con las manos, pero las del sevillano, reglamento en mano y viniendo de un rechace a bocajarro del costarricense, no podían ser nunca penalti.

Y llegó el gol de Bale para bajar la tensión. Carvajal levantó la cabeza y vio al galés a la espalda de la zaga. El pase templado lo voleó el británico de zurda con el interior. Un detalle técnico de muchos quilates e imparable para Bürki. El galés pudo poner tierra de por medio en una contra, como otras cuantas en el partido, tutelada por Modric.

Poco a poco el balón pasó a estar más tiempo en los pies alemanes, pero el único peligro estuvo en una jugada en la que Sergio Ramos taponó el disparo de Aubameyang. Antes del descanso Cristiano y Sergio tuvieron en sus pies y botas nuevas oportunidades. El Madrid era una máquina de ocasiones.

 

Susto del Borussia y demoledor CR7

El Borussia volvió en el vestuario poniendo el miedo en el cuerpo, pero fue Varane en esta ocasión el que neutralizó una ocasión de Yarmolenko. Un partido de fajadores, buscándose el mentón. Ahí el Madrid es el campeón. Puede fallar algún golpe, como el salto precipitado de Cristiano que frustró una internada de Sergio Ramos como ¡¡¡lateral zurdo!!! Un fallo de coordinación que elevó al infinito su adrenalina. Ninguna medicina mejor que un gol para arreglar el problema. A los cuatro minutos de la segunda parte, el portugués culminó de manera inmaculada un pase en profundidad de Kroos a Bale por la izquierda que CR7 alojó en las mallas adelantándose a la defensa en el primer palo.

Pero el Borussia no se iba a dar por vencido y cinco minutos después Aubameyang recortó distancias. Fue la única vez que el gabonés le ganó la partida al capitán blanco. El empate pudo llegar en una acción de Gonzalo Castro pero el borusser se dejó el balón atrás cuando estaba solo ante Navas. El partido seguía siendo una bella locura a un ritmo trepidante, con espacios por todo el campo. En el área blanca Nacho resultó providencial al quitarle una pelota a Gotze. En la otra parte del campo a Bale le hicieron un penalti al trabarle un pie, pero como el galés no cayó a la primera el colegiado Kuipers, más bien el juez de banda, no vio nada.

 

Del posible empate a rozar la goleada

Los minutos caían y las ocasiones viajaban de un área a otra. Gotze puso otro balón de oro a Aubameyang, pero el toque del ariete del Dortmund se fue por milímetros. Isco también gozó de sus ocasiones. Primero un disparo suyo se fue fuera. Luego tuvo otra en una jugada individual -para desesperación de un quejoso Cristiano-, pero su tiro lo atajó Bürki. Esta acción se gestó con otra actuación magistral de Varane que sacó la pelota jugada desde atrás.

Si Isco, ya en el banquillo, había sido egoísta no lo fue Modric. El croata sirvió un pase a Cristiano en el momento justo. Este fusiló a Bürki y definió el partido. Llegó la tranquilidad aunque Asensio y Sergio Ramos estuvieron a punto de culminar una goleada histórica en un campo en el que en seis ocasiones no pudo ganar. Gran partido, gran Madrid, gran rival, gran Cristiano, gran Modric, gran Bale, gran Sergio y gran Modric. Y los demás, a un nivel cercano. El Madrid pegó un puñetazo en el Signal Iduna Park. Quien quiera quitarnos la corona va a tener que jugar y correr muuuucho.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here