Piqué, verte de blancoes todo un insulto

0
238
pique españa blanco insulto
France's Kevin Gameiro, left, and Spain's Gerard Pique, right, challenge for the ball during the international friendly soccer match between France and Spain at the Stade de France in Paris, France, Tuesday, March 28, 2017. (AP Photo/Christophe Ena)

Ver a Piqué de blanco con la Selección produjo mucho morbo para más de un madridista. Pero para otros resultó ser una ofensa. Un insulto. Una provocación. Algo que no veremos jamás con el escudo del Madrid. Ni tampoco en un futuro trabajando en la Casa Blanca en un cargo ajeno al de futbolista. Gerardito puede dejar de engordar su ego. Y de sacar su socarrona sonrisa de perdonavidas. Puede seguir preparándose para ser presidente del Barça. En el Real Madrid no le van a llamar. Ni para amenizar veladas como showman. No hace ni una pizca de gracia.

Tras el partidazo de La Roja, vestida ayer de inmaculado blanco, el personaje se marcó un show. Volvió a sacar su enfermiza madriditis. Que si no le van los valores que transmite el Madrid que no le gustan los personajes que acuden al palco del Bernabéu porque mueven los hilos para inculpar a Messi y Neymar. Si ayer hubiera habido partido en el coliseo blanco hubiese sido capaz de acusar de que en el palco del coliseo blanco se fraguó la sanción de cuatro partidos a Messi impuesta por la FIFA.

Mientras, verse vestido de blanco fue algo circunstancial para Piqué. Hay una cruz que lleva como una losa. Cada vez que se mira al DNI. Apellidarse Bernabéu (Gerardo Piqué Bernabéu). Tiene guasa la cosa para un tipo tan antimadridista. Algo que le perseguirá toda su vida.

 

El chiste fácil de ir de blanco y el VAR

A Piqué le ha devorado el personaje que se ha creado. No venía a cuento su nuevo ataque al Madrid tras el partidazo de la Selección. Se marcó un show de 15 minutos. El tipo debe estar mirando si dedicarse a presentador nocturno o hacerle la competencia a José Mota, Pablo Motos y compañía. Su chiste de que el VAR les favoreció por ir de blanco delata su zafiedad. A él le van los colores chillones. En un futuro no pasarán desapercibidos para la tecnología. El día que llegue quedarán retratados. Lo acontecido en el último Clásico y ante el PSG no se repetirá. Ayudas arbitrales por triplicado en cada partido.

Algún día, Piqué visitará el palco del Bernabéu. Ese día habrá que limpiarlo bien e invitar a gente distinguida. Para que se sienta cómodo. Para que se sienta como en casa. Como si estuviese en el palco del Camp Nou en el que han desfilado personalidades como Jordi Puyol, Sandro Rosell o Bartomeu. Curiosamente, imputados por hechos delictivos. Piqué se ha confundido. Los hilos se mueven en el palco del Camp Nou. Allí se pudo fraguar la operación del fichaje de Neymar.

 

El PSG iba de blanco el día del histórico pase culé

Y qué decir del vestuario culé. Allí están los Messi, Mascherano y Neymar. Otros que tal bailan. Otros que también se han sentado en el banquillo. De la Justicia. Dos por defraudar a Hacienda. El otro, por corrupción en su contrato. Eso sí que es transmitir valores. En el palco y en vestuario. Y también en el césped. Ahí está la portentosa exhibición de engaños y simulaciones ante el PSG.  Ese día, el PSG iba de blanco.

La Juventus tiembla ante lo que se le avecina. El equipo italiano no habría puesto pegas a que el VAR hubiese sido instalado en la vuelta de la eliminatoria. Lo que debe hacer en la ida es requisar los pasamontañas y los bañadores a los futbolistas culés. Algo que no podrá hacer en el Camp Nou. Donde el Barça se reserva el derecho de admisión. En el palco, por supuesto. Habrá que ver ese día qué personalidades lo visitan.

Mientras, Sergio Ramos estuvo muy light con Piqué. Seguro que le pilló en frío la retahíla de gilipolleces dichas por el azulgrana. Comentarios de barra de bar. Uno se pregunta si sería conveniente en hacer otro tipo de controles a ciertos futbolistas antes de atender a los medios de comunicación tras un partido.Toca ponerle en su sitio. Con los valores del Madrid no se juega. Son los jugadores los que los defienden y transmiten. Piqué genera violencia con sus comentarios. No debe irse de rositas. Deben meterle un buen puro. Para controlarle su agudísima madriditis que se ve acentuada con su incontinencia verbal. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here