Un equipo de leyenda: tres Champions seguidas y ¡van 13!

0
222

Este Real Madrid es un equipo de leyenda. Como el de las primeras cinco Copas de Europa de Di Stéfano, Paco Gento y compañía, Ganó la tercera Champions League de manera consecutiva. Cuatro en cinco años. Dirigidos por Zidane. El entrenador denostado, vilipendiado. La de Kiev fue una victoria escrita con ‘B’. La Decimotercera se gestó gracias a los goles de Benzema y el doblete de Bale. El primero del galés, un golazo.

Bale se sacó de la manga una especie de chilena tras un centro templado de Marcelo. De espaldas a la portería conectó con la zurda un disparo letal, mortífero que se coló violentamente en la porteria de Karrius. Al alemán le apodan ‘Manos resbaladizas’. Y lo demostró en Kiev. Su leyenda se alargó. En el primero y tercer gol de los blancos.

En el 1-0, quiso acelerar su saque de portería y no vio a Benzema. El galo, pillo, puso el pie, y el balón, tras rebotarle, entró en la portería del Liverpool. Y en el segundo, Bale le dobló las manos tras un disparo lejano. Los anti dirán que el Real Madrid tuvo potra, flor en la consecución de la Decimotercera. El mismo Karrius le sacó a Benzema un gran disparo. También, otro a Isco. El malagueño, con 0-0, estampó un tiro en el travesaño cuando lo más normal hubiese sido que entrase en la meta red.

El Real Madrid sufrió para ganar al Liverpool. De entrada se jugó al ritmo que quiso marcar los reds. A los blancos les costó entrar en juego, tener el balon, crear ocasiones. La intensidad y presión del Liverpool fue muy dinámica y todo un problema para los merengues. No había conexión. El balón le duraba muy poco. Llegó la lesión de Salah y el efecto del Liverpool perdió fuerza. Unos minutos después, le tocó a Dani Carvajal. Como en la final de Milán. El lateral se perdió entonces la Eurocopa de Francia y ahora puede pasarle lo mismo en el Mundial de Rusia.

Bale, otra final de leyenda con goles 

Antes del descanso,gol anulado a Benzema. La posición del galo muy justa. Partidazo de Monsieur. Se asoció, presionó, se movió. Buscó el gol y lo encontró. El Liverpool reaccionó muy pronto, Mané, a la salida de un córner, el talón de Aquiles del Real Madrid, puso las tablas. Abierto el melón, los blancos supieron leer mejor el partido. Y con un Bale enchufado.

Su final de temporada, de escándalo. Su leyenda se agranda. Más goles en una final. A los dos minutos y cinco segundos de su entrada al césped, marcó un golazo. La Decimotercera estaba más cerca. Un equipo de leyenda este Real Madrid de la segunda década del siglo XXI.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here